22/02/2019

Curar para no amputar

creditos de imagen

De acuerdo a la Asociación Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación, se estima que la incidencia de amputación en el país es de 200 a 300 personas por cada 100.000 habitantes. En Colombia las amputaciones no sólo se dan por enfermedades sino también por accidentes de toda índole (trauma en motocicletas, especialmente). Entre las enfermedades que tienen una mayor prevalencia de amputaciones, es la Diabetes, calificada como la epidemia del siglo XXI, una enfermedad, que, según datos de la Organización Mundial de la Salud afecta a 382 millones de personas y se calcula que para el año 2030 la padecerán 560 millones de seres humanos.

Según la Federación Diabetológica Colombiana, el 15% de todas las personas con Diabetes Mellitus desarrollarán una úlcera en el pie durante el transcurso de su enfermedad; el 60% de las amputaciones de las extremidades inferiores son consecuencia del pie diabético; y en un 85% son precedidas de una úlcera en el pie; el 42% de los pacientes con amputación requirieron este mismo procedimiento en la otra extremidad entre 1 a 3 años luego de la primera cirugía.

En Colombia, las estadísticas muestran que entre un 7.4 a 9.4% de la población adulta es diabética, estimando 1.7 millones de personas con diabetes; de ellos, al menos un 50% tienen sus pies en riesgo de presentar neuropatía, problemas vasculares o alteraciones biomecánicas.

Las personas con diabetes, enfermedad arterial y ulceras crónicas de las piernas tienen como única opción de tratamiento, en muchos casos, la amputación. Sin embargo, este proceso debe ser la última opción, luego de haber pasado por diferentes tratamientos, controles médicos, cambios en el estilo de vida, programas de seguimiento y educación en salud, entre otros.

creditos de imagen

Generalmente la amputación es antecedida por una herida que se mantiene de forma crónica dando como resultado graves complicaciones tales como infección, dolor, permanencia de la etapa inflamatoria, falla en el cierre o proceso de cicatrización de la herida, además, limitaciones en la movilidad, altos costos en los servicios de salud y pobre calidad de vida del paciente, incluso de la familia.

Existen en la actualidad variedad de tratamientos, nuevas tecnologías y especialidades clínicas, que podrían, en un porcentaje muy alto, prevenir en forma oportuna el riesgo de una amputación.

Una de las opciones iniciales e importantes del cuidado de estas lesiones, es estimular el proceso de cicatrización de la herida, que se convierte en un reto para el profesional de la salud y una esperanza de mejorar la calidad de vida para el paciente.(Ver línea de heridas de Avalon)

AVALON PHARMACEUTICAL y su Línea de Prevención y cuidado de las heridas, ofrece un amplio portafolio de productos dando solución a cada necesidad del proceso de cicatrización.

Invitamos a los profesionales de la salud a unirse a nuestra campaña “Curar para no amputar”.